viernes, 26 de agosto de 2016

La página del señor Snoid - Los olvidados - John Milius (II)



Por el señor Snoid

Soy un ser contradictorio. Soy tan patriota como el que más, pero si me hablan de codicia empresarial, entonces soy un maoísta
John Milius


Milius guionista (II)
 
Como les contábamos en la entrega anterior. Milius comenzó muy pronto a destacar como guionista. De hecho, su guión preferido, el de Apocalypse Now, data de una fecha tan temprana como 1969. Coppola declaraba hace poco que “Todo lo bueno que hay en el film se debe a John”, aunque nos tememos que Francis hizo esta afirmación un día que se olvidó tomar su ración de litio. Pero, a diferencia de la opinión más extendida —que sólo “lo del surf” es de John y el resto de Francis—, buena parte del film que se estrenó en 1979 fue escrito por Milius: Coppola improvisó la escena inicial con Martin Sheen en la habitación del hotelucho, la muerte de Clean mientras suena la cinta grabada por su madre y la parte final con Brando. Obviamente, John estaba insatisfecho con el tratamiento que Coppola dio al personaje de Kurz y años después rodó un film que mostraba a un Kurz nada torturado y con grandes ganas de disfrutar de la vida: el Leroy de Adiós al rey.

Asimismo, en esta primera época Milius escribía guiones en los que ni figuraba su nombre. Tres guionistas aparecen en los créditos de Harry el sucio y ninguno es John. Como consideró que la peli era una parida de acción, Milius ni se molestó en apelar a la comisión de arbitraje. Pero es obvio que ciertos diálogos son inequívocamente suyos, propios del hombre que le hizo decir al coronel Kilgore aquello de “Charlie don’t surf!” o “Me encanta el olor a napalm por las mañanas”.


La secuela, Harry el fuerte (Magnum Force), aquella que mostraba las tropelías de un “escuadrón de la muerte” de la poli de Los Ángeles con el objetivo nada sutil de hacer ver que Harry no era tan fascista o que había polis mucho más fascistas que él, es una memez de tal calibre que parece mentira que fuera co-escrita por Milius y Michael Cimino. En la siguiente, Harry el ejecutor, aquella en la que Clint se enfrenta a una especie de Frente Simbiótico de Liberación, John se limitó a pulir algunos diálogos.

Es interesante comparar el retrato que Milius hizo de Harry Callahan con el del agente del FBI Melvin Purvis, el hombre que mató (o ejecutó) a John Dillinger. En su primera peli como realizador, Dillinger, el protagonismo recae no sobre el famoso atracador de bancos, sino sobre el agente que le persigue. Y la descripción que de él hace Milius no es nada agradable; Purvis tiene la curiosa costumbre de encender o mordisquear un puro antes de matar a un criminal:


Purvis (Ben Johnson) está celoso de la popularidad de Dillinger (Warren Oates), quien no es precisamente un angelito —tal y como nos lo muestra el film, pero durante la época de la Gran Depresión la plebe le consideraba una especie de Robin Hood. Esta escena ejemplar muestra el carácter y las motivaciones de Purvis:



La elaborada secuencia final de la muerte de Dillinger humaniza un tanto al implacable Purvis, Como en sus pelis bélicas, Milius tiene claro que para capturar a un asesino hay que ser un asesino, y que para ganar una guerra hay que convertirse en un asesino más cruel que tus enemigos:



Para el Milius guionista más triste, si cabe, fue la experiencia de Gerónimo. John había escrito un guión centrado en el punto de vista del guerrero apache, pero el director Walter Hill y los productores pensaron que aquello iba a ser una catástrofe comercial y añadieron dos narradores (blancos, por supuesto): un teniente recién salido de la academia interpretado por Matt Damon que nos “explica” la historia y cómo eran los apaches en la Arizona de la década de 1880, y un personaje central, el teniente Gatewood, el militar que localizó a Gerónimo en las montañas de Sierra Madre. La peli fue una catástrofe comercial.


El Milius pacifista

No, no estamos exactamente de coña. Veamos someramente una peli que se acostumbra a tildar de “propaganda de la era Reagan”, Amanecer Rojo. El film narra la invasión de los EEUU por parte de soviéticos, cubanos y nicaragüenses. Y son los adolescentes del pueblo donde se centra la historia quienes resisten al comunista invasor. Sin embargo, los jóvenes, que al comienzo están un tanto verdes en cuanto a la “guerra de guerrillas”, no tardan en cogerle el gusto a matar gente hasta convertirse en unos auténticos monstruos que no vacilan en ejecutar a uno de sus amigos de la infancia acusado de delator. Al final del film, todos están hartos de la guerra: los resistentes, los cubanos y los soviéticos, tal y como se ve en la penúltima escena, que recuerda un poco al final de Dillinger:


Y el hombre que fue rechazado por el ejército y declarado “inútil para el servicio” por una dolencia asmática (que, sin embargo, no le impidió practicar el surf hasta que se puso como un tonel a sus cuarenta y pocos años) no dudó en rodar esta escena de El gran miércoles, donde los jóvenes protagonistas hacen todo lo posible para evitar que les manden a Vietnam:


Escena humorística en una película fundamentalmente triste y amarga: el fracaso vital de sus tres personajes masculinos sólo se suaviza por los recuerdos de cuando eran unos héroes en las playas californianas, algo que, por otro lado, acentúa el patetismo del film y subraya la sensación de “ilusiones perdidas” que alberga la narración.

Curiosamente, este iba a ser el gran éxito de Milius. Antes del estreno, Spielberg, Lucas y él intercambiaron un punto de sus porcentajes de beneficios por los films que iban a estrenar: Lucas por La guerra de las galaxias, Spielberg por Encuentros en la tercera fase y Milius por El gran miércoles. Tras el fracaso en taquilla del film de Milius, Lucas exigió que le devolviera su 1%. Nosotros, lo reconocemos, de haber estado en la piel de John nos hubiéramos reído a carcajadas y le habríamos soltado lo de “Santa Rita, Rita, Rita...”.  Sin embargo, Milius se lo devolvió. Y es que a este hombre lo del dinero le importa bien poco...

Y en Amanecer Rojo, Milius vuelve a demostrar su bizarro sentido del humor:


En la tercera y última parte hablaremos del Milius anticristiano, de Milius y las mujeres (esta vez sí) y del Milius guionista en la sombra (actividad en la que hay abundantes sorpresas).

4 comentarios:

  1. Benvolgut senyor Snoid.

    Acabo de veure una altra vegada Red Dawn i li dono la raó en els seues comentaris. Primer de tot, amb això del pacifisme: recordi el diàleg de Powers Boothe quan comenta que els europeus no estan ajudant als ianquis invadits: "suposo que amb les dues guerres mundials que van tenir ja n'estan farts". I, efectivament, penso que no cal tenir en compte el context (propaganda de Reagan anticomunista) ni un argument que és senzillament delirant. Jo penso que Milius ho aprofita per fer viure a una colla d'amics en plena naturalesa. És com un western modern. Ja li vaig comentar que quan era xiquet vaig veure aquesta pel·lícula i em va agrada molt, sobretot per la fotografia i els paisatges. I ara ho reafirmo: Milius filma molt bé aquelles muntanyes i aquelles planures (per cert, on està ambientada dels Estats Units?).

    I pel que fa a l'humor, m'encanta l'inici: el professor està explicant els mètodes d'invasió dels mongols i darrere de la finestra comencen a veure's els invasors. Segurament, Milius no ho va pensar com a comèdia, però a mi m'encanta aquest inici.


    Canviant de tema: no sabia això de "Gerónimo" i dels canvis en el guió; la versió definitiva no li sembla que és molt pareguda a "Una trompeta lejana" de Raoul Walsh? D'aquesta pel·lícula a mi sempre m'ha agradat molt la banda sonora de Ry Cooder.

    Ara veuré la de Dillinger, i la compararé amb la versió que va fer Michael Mann. En uns dies, tornaré per aquí.

    Salut!!!!

    ResponderEliminar
  2. Me imagino que en efecto Milius siempre ha querido hacer un western. Y sí, algo de eso hay en "Amanecer rojo". Supongo que la presencia episódica de Ben Johnson algo tendrá que ver. La peli está rodada en Las Vegas (no la de los casinos en Nevada, sino un lugar al norte de Nuevo Mexico) y Colorado.

    El comienzo es muy bueno, sí. Asombroso que en el instituto se den clases sobre las tácticas de Gengis Khan, pero... En verdad, yo sí creo que Milius tiene un sentido del humor bastante zumbón.

    "Una trompeta lejana". Muy bien rodada, pero el guión me parece un poco flojo y Troy Donahue sencillamente inaguantable. Pero me causa más tristeza e irritación ver "Gerónimo"...

    ResponderEliminar
  3. Ja he vist alguna pel·lícula més de Milius i si vol que li digui la veritat: estic una mica perplex. M'encanta d'aquest director com grava els paisatges. Els paisatges de "Amanacer rojo" o "Adiós al rey" són magnífics. No pel paisatge en qüestió, sinó per com Milius és capaç de captar tot allò físic, que sempre commou els personatges, que s'hi senten petits però que intenten fer sempre alguna cosa. Això que dic ho trobo molt evident en "Amanecer Rojo" i en "Adios al rey". Per cert, de la mateixa època és aquella pel·lícula de John Boorman ambientada a la selva amazònica: "La selva Esmeralda", una pel·lícula que, dintre de les seues ingenuïtats, sempre m'ha agradat molt. Penso que podrien ser un bon programa doble...

    En canvi, trobo que Milius té molts problemes a l'hora a fer que les històries funcionin. El trobo molt poc subtil com a narrador. De nou, això penso que és molt evident en "Amanecer rojo" i en "Adios al rey", en les quals les històries avancen a cops, sense un rumb gaire clar.

    La que més m'ha agradat és la de Dillinger i Purvis: trobo magnífiques les caracteritzacions dels personatges; en canvi, la història la trobo molt ortopèdica. Una llàstima...

    Em falta veure la dels surfistes, i revisitar "Gerónimo"... Per cert, en aquella sèrie de "Roma", hi va estar involucrat? No l'he vista mai, però he sentit bones crítiques...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Contaba Milius en una entrevista que a él eso de los tres actos, los "plot points", el "arco del personaje" y demás ingredientes de la receta de cocina de un guión le parecían una "auténtica chorrada". A mí no me disgusta que sus películas sean, digamos, "episódicas" y que no le importe ir de A a C pasando por B1, B2 y B3 en vez de B. El hombre admite que sus novelas favoritas son "Moby Dick" (plagada de digresiones) y "On the Road" (que carece de una línea narrativa "tradicional"), por lo que la forma del relato habitual de peli norteamericana no debe interesarle en exceso. Así, tan "episódica" es Jeremiah Johnson como "El juez de la horca" (la primera, una película francamente buena; la segunda, espantosa), o "Amanecer rojo" y "Adiós al rey" o "El gran miércoles" tienen todas esa característica... Y el resultado final es bien dispar. Pero no creo que las historias "avancen a trompicones", sino que más bien Milius se toma su tiempo en ciertas cosas y eso afecta a la estructura, habitualmente férrea, de la peli comercial a la que nos han acostumbrado. Que yo sepa, a nadie le molesta que "Apocalypse Now" sea un tanto digresiva...

      Sí, en la serie "Roma" Milius intervenía como productor y guionista. Es una buena serie. La cancelaron, pese a las críticas entusiastas, porque era demasiado cara. Creo que la mencionamos en "La edad de oro de la TV" (II o III).

      Eliminar